El agua en el Parque de Málaga (II)

Parque de Málaga, Participación ciudadana, Programa psicoambiental de envejecimiento activo, Sostenibilidad ambiental, Vinculación al lugar
Agua. Andrés Flores Alés

Agua. Foto de Andrés Flores Alés

Cuando pensamos en un parque imaginamos su vegetación.  El agua que le da vida se ofrece como ornamento secundario del lugar. En esta entrada no hablaré de las exóticas (para nuestra latitud) plantas del Parque, pues tras la sequía que sufrimos y de la que levemente nos recuperamos por la lluvia caída, el agua ha cobrado su importancia.

Las aguas subterráneas que bajan desde los montes de Málaga, hasta el mar (“Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos./Colgada del imponente monte, apenas detenida/en tu vertical caída a las ondas azules, “escribía Vicente Aleixandre) y la ingeniería hidráulica han hecho fértil esta franja de tierra, antes ocupada por el agua. El parque de Málaga supuso la primera transformación urbanística de la ciudad, y su flora, diversa y muy vistosa, la ha convertido en uno de los enclaves más apreciados de la ciudad.

El agua es esencia y presencia desde que el Parque fue concebido. Cuando el empuje del mar fue perdiendo fuerza en el viejo espacio portuario, nuestro parque tuvo su oportunidad en las entretelas de los terrenos compactados con tierras traídas de otros lugares, para unir las zonas este y oeste de la ciudad. El político conservador Antonio Cánovas del Castillo, nacido en Málaga, influyó y, por Real Orden, estos terrenos fueron cedidos para la construcción de un parque urbano. En 1900 las tuberías y acometidas de agua son una realidad y la vegetación comienza a despuntar.

El Parque es un libro abierto sobre la historia de nuestra ciudad. Encontramos plantas de todos los continentes y observamos que lo que lo hace exclusivo respecto de otros parques del país, es la escasez de especies europeas y mediterráneas. Las raras especies, adaptadas en los jardines de aclimatación que ya existían en la ciudad, fueron plantadas en este lugar donde prosperaron rápidamente, de manera que sus árboles daban cobijo suficiente a los malagueños pocos  años después.

Continuará…

Próxima entrada del blog: Como agua de mayo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s